Retrode: adaptador de cartuchos de SNES a PC

ctRl
Categorías: Emuladores
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Reddit
  • Tumblr
  • Instapaper
  • Delicious
  • Email

El Retrode (antes conocido como snega2usb) es un adaptador de cartuchos de SNES/SFC y Mega Drive/Genesis para USB. Permite jugar con cartuchos de éstas dos 16 bits de forma totalmente legal en un PC, smartphone, portátil, Wii, etc. Para ello se ha de contar con un emulador (SNES9x, ZSNES, Gens, Fusion, etc), Retrode es el enlace que le permite al emulador cargar los datos de las ROMs del cartucho directamente. Incluso se pueden guardar y cargar partidas en juegos que tengan dicha posibilidad. Además de jugar con los juegos desde cartuchos originales, también permite volcarlos para mantener copias de seguridad, lo mismo para las partidas guardadas.

Adaptador de SNES a PC, Retrode

Adaptador de SNES a PC, Retrode

Características del Retrode

  • Adaptador USB para cartuchos de SNES y  Mega Drive.
  • Velocidad de transmisión USB 2.0 (Almacenamiento masivo + HID).
  • Posibilidad de leer y escribir partidas guardadas de juegos de SNES.
  • Compatibilidad con la mayoría de los sistemas operativos modernos de PC sin necesidad de controladores externos.
  • Pins de expansión ara hasta cuatro mandos de SNES o NES.
  • Archivo de configuración para una fácil personalización.
  • Firmware actualizable.
  • Carcasa de aluminio con logotipo impreso.
  • Dimensiones (approx.): 148mm x 65mm x 25.5mm (5.8″ x 2.6″ x 1.0″).

Ademas, el autor de Retrode ha publicado esquemas para que los más “manitas” puedan crear sus propios adaptadores para conectar cartuchos de otros sistemas al Retrode (Atari 2600, Nintendo 64, GameBoy Advance, Turbografx y Virtual Boy).

Adaptador de SNES a PC, Retrode

Adaptador de SNES a PC, Retrode

Bonito, ¿verdad?. Pues si estás pensando en adquirir uno tengo una mala noticia: Después de distribuir 250 unidades de Retrode hechas a mano, el autor ha decidido no seguir la producción ya que le daba más trabajo del que podía soportar. Una pena, la verdad.

Feb
1

Haz un comentario